Endodoncia

Es un tratamiento que se realiza como última solución antes de realizar la extracción de la pieza dentaria. Cuando la caries dental es muy profunda, con frecuencia notamos molestias con los alimentos fríos y calientes, esto nos indica que la caries está rozando el nervio de la pieza careada. Una vez ocurre esto, no demos empastar con una obturación normal, puesto que si lo hacemos, la pieza seguiría molestando o incluso sería aún mayor la sensibilidad.

Para realizar una endodoncia o, más correctamente denominado tratamiento de conductos, es necesario quitar anteriormente toda la zona afectada de caries. Posteriormente abrimos un pequeño canal que nos da acceso a la raíz. Una vez dentro, con limas de diferentes tamaños y colores, vamos limpiando toda la raíz desinfectando perfectamente todos los conductos del interior del diente hasta la punta de la raíz (ápice dental). Una vez todo limpio, procedemos al rellenado y completo sellado de la raíz con materiales adecuados. Con este proceso termina la endodoncia o tratamiento de conductos, pero necesariamente debe estar seguida de la reconstrucción de la corona dental.

Como habrá imaginado todo éste proceso se realiza habiendo anestesiado anteriormente la zona con anestesia local, la misma que se utiliza para un simple empaste o una extracción. Acostumbramos a realizar este proceso en varias sesiones para asegurarnos un resultado más exitoso y disminuir el tiempo en el sillón dental.

Atrás